Que paren este mundo, que me quiero bajar!

559070_623008317716387_795945428_n

Buen lunes! Este post va a ir en castellano porque me gustaría que mucha gente se detenga a leerlo y a reflexionar sobre un tema que a mi, personalmente, me parece importante. Desde que trabajo en este tema del DIY estoy descubriendo una faceta del género humano que me entristece bastante: la falta de respeto hacia el trabajo de creadores,  la falta de profesionalidad y el oportunismo. De un tiempo para aquí la corriente DIY (Hazlo Tú Mismo) está muy de moda y, claro, internet es como en todo un medio genial para compartir ideas y difundirlas.  Pero esas ideas tienen un origen y detrás de ellas hay una persona creativa que, seguramente, quiera vivir de esa creatividad. O no, quizás no quiera vivir de ella, pero…. todas debemos tenerla presente porque es SU obra y ella decide sobre su difusión. ¿Qué quiero decir con esto? Que la propiedad intelectual existe en todos los ámbitos creativos y el ganchillo, calceta, scrapbooking, diseño gráfico, costura, maquillaje, fotografía, estilismo, decoración… son uno más. Si, aquí no hay clases ni niveles de importancia y cualquier arte tiene la importancia que su creadora quiera darle. Veo a diario personas que copian y copian modelos extraídos de internet. Me diréis que para eso están. Por supuesto que cuando una persona comparte una imagen expone su modelo y si comparte los patrones, la intención es clara. ¿Dónde está entonces el problema? Yo diría que simplemente en el interés en ocultar la fuente de inspiración. A lo mejor muchas no estáis de acuerdo y me encantaría que, de ser así, me lo digáis sin ningún reparo. Voy a poner una serie de ejemplos.

Veo una creación que me gusta y la hago para mi o para alguien cercano como regalo. Si alguien me pregunta digo que lo vi en instagram y me encantó. Le mandas incluso el nombre de usuario para que lo visite. Bravo, eres una persona humilde y difundes el trabajo de los demás, apreciando el esfuerzo que puso y su creatividad. Seguramente estará encantada de haber sido tu fuente de inspiración.

– Veo una creación que me gusta y la hago para mi o o para alguien cercano como regalo. Si alguien me pregunta digo que lo hice yo solita. La verdad es que la cosa no es muy grave ya que lo único que haces es autoengañarte. No estás sacando ningún beneficio económico pero bueno, deberías ser sincera y no llevarte todos los méritos, aunque el jersey o lo que sea te haya quedado monísimo. Si además lo subes a tu cuenta personal de facebook e instagram sin mencionar la fuente y atribuyéndote todos los méritos, háztelo mirar.

– Veo algo que me gusta y decido coger la foto y patrón y subirlo a mi blog sobre DIY nombrando la fuente. Genial, eres profesional y te tomas el blogueo en serio pero, un consejito: informa siempre a la autora. Ten en cuenta además que es mejor que no copies el patrón, sino que pongas link a su página. ¿Por qué? Porque a lo mejor esa creadora saca ingresos publicitarios en su blog y necesita cuantas más visitas, mejor. Ayúdala: realmente se lo debes porque tú estás nutriendo tu blog con contenidos creados por ella.

– Veo algo que me gusta y decido coger la foto y patrón y subirlo a mi blog sobre DIY sin nombrar la fuente. A mi, personalmente no me vale la excusa de “Lo hice sin mala intención” No quiero ser pedante ni presumir de formación, pero los que hemos estudiado comunicación sufrimos con estas cosas. Un blog es un medio de comunicación, igualito que una revista o un periódico. Que el medio sea digital y no obtengas un lucro por tus artículos no te exime de responsabilidad. Ole por ti si te gusta tanto este mundillo que te has decidido a emprender un proyecto tan dedicado como es un blog sobre DIY. A mi me encantan y los sigo, pero también es cierto que una actitud profesional te va a llevar más lejos. Cita fuentes y tus lectoras te lo agradecerán. Y te evitarás muchos problemas 🙂

–  Veo algo que me gusta y decido comprar el patrón que vende la creadora y subirlo a mi blog o grupo sobre DIY . Muy mal… muy mal…. Ser diseñadora es un trabajo más y conseguir una remuneración por su trabajo es tan difícil que no deberías hundirla más. Si además sacas ingresos publicitarios por tu blog, te mereces una denuncia. Siento ser tan dura, pero es así…

– Veo algo que me gusta y decido copiarlo para venderlo. Danger, danger! Si te quieres dedicar a esto, párate a pensar… ¿no eres lo suficientemente creativa como para idear algo nuevo? Ponte en el lugar de la creadora y considera que es posible que esa persona se quiera dedicar profesionalmente al diseño y tú estés robando ese punto personal que es lo que hace única su creación. Si además trabajas en negro la cosa es preocupante. Ya sé que esta aclaración va a traerme críticas, así que dejaré para otro día este tema…

Veo algo que me gusta y decido hacer una taller para enseñar a hacerlo. Repito lo mismito que en el punto anterior.

Muchísimas gracias por vuestra atención, con este espero haber dado mucho apoyo a muchas creadoras que ven cada día cómo maltratan su trabajo. Hoy he empezado el día viendo un claro ejemplo de copia interesada de una foto y patrón de Lucía Ruíz de Aguirre, diseñadora que vive de su trabajo creativo y docente, algo muy difícil en estos tiempos. Por eso me he decidido a reflexionar sobre el tema sobre el que llevo tiempo malhumorada. Como autónoma que soy valoro muchísimo a la gente que se autoemplea y estas cosas me sacan de quicio. No es sólo un perjuicio económico, sino también moral. Ponemos en riesgo una forma de ganarse la vida que además hace de este mundo algo más bonito 🙂

Advertisements